Archivo de la etiqueta: beber

Agua reciclada lista para beber

En California, la reutilización de agua es una opción para evitar la escasez, pero aún hay escepticismo sobre si puede ser realmente potable.

agua_reciclada_para_beber01

(CNN) — Por tercer año consecutivo de la peor sequía que California ha visto en un siglo tiene a las reservas del Estado Dorado en un punto mínimo como nunca antes. La agricultura ha sido afectada, perjudicando a la economía local, mientras algunas pequeñas comunidades corren el riesgo de quedarse sin agua.

Pero un negocio va en auge en el Orange County Water District (OCWD) de California, por medio de un centro pionero de tratamiento de agua que recicla las aguas residuales -o aguas negras- y las introduce en el suministro de agua potable.

La planta está expandiendo la producción de 70 a 100 millones de galones por día, suficiente para 850,000 personas, más o menos una tercera parte de la población del condado. Debido a que la producción de OWCD se mezcla con el principal suministro subterráneo, alcanza al 70% de los residentes.

Problema global

El centro es uno de los más antiguos y grandes de su clase en el mundo, y podría representar un modelo de solución para un problema global. La ONU advierte que la mitad de la población mundial enfrentará escasez de agua para 2030, acelerado por el cambio climático y el crecimiento de la población. Esto amenazaría la producción de alimentos, y darían lugar a una crisis de salud por medio de un mayor aumento de la exposición al agua insalubre, que ya mata a millones cada año por enfermedades transmitidas por el agua, tales como el cólera y la diarrea.

Pero la introducción de sistemas de reutilización ha sido difícil, con un alto grado de escepticismo público. El Condado de Orange empezó a reciclar agua en los años 70, pero no la convertía en potable. Fue en 2008 cuando empezó a contribuir al suministro de agua potable, junto a una campaña integral de relaciones públicas y de información para disipar los temores del público.

Los operadores ahora creen que el sistema está bien establecido y listo para ampliarse. “Ahora estamos en un momento decisivo; estamos viendo una aceptación generalizada de estas tecnologías”, dijo el gerente general de OCWD, Mike Markus. “A medida que las escasez se vuelve más extrema y los suministros de agua se reducen, se ha generado conciencia de que necesitamos encontrar recursos alternativos”.

El proceso funciona al reorientar una proporción de los 1,300 millones de galones de aguas residuales que se generan en el Sur de California todos los días, en un tratamiento de tres pasos. El primero es la microfiltración del agua residual es tratada para eliminar los desechos sólidos, aceites y bacterias, antes de que el líquido que quede pase por un proceso de osmosis inversa.

El agua se pasa por una delgada membrana de plástico que filtra los virus y farmacéuticos. Luego, el agua es tratada con luz UV para eliminar todos los compuestos orgánicos restantes, antes de incorporarse al principal suministro de agua subterránea, el cual debe pasar por un estricto proceso de control de calidad para cumplir con los estándares legales e iniciar la distribución a los hogares.

El OCWD dice que el agua supera todos los estándares estatales y federales del agua potable. La seguridad también ha sido establecida en proyectos pioneros alrededor del mundo. Singapur, un lugar donde hay falta de agua, y antes dependía de las importaciones, ahora suple el 30% de sus necesidades por medio del centro de reciclaje NEWater. Aunque solo una pequeña cantidad se agrega a sus reservas, la producción supera los estándares de la OMS para el uso de agua potable a tal grado que una alta proporción se dirige a usos industriales que requieren de agua ultra limpia.

Uno de los primeros planes del mundo, en Windhoek, Namibia, ha estado operando desde 1968, y ha abordado tanto la escasez como las enfermedades transmitidas por el agua. Más de la mitad de la población de África subsahariana enfrenta el problema de la falta de agua; además, el mayor riesgo a la salud, la diarrea, mata a más de un millón de personas al año en la región.

Pero la investigación demostró que en los años 70, la enfermedad se presentaba en menores índices para las personas cuyo suministro de agua provenía de la planta de Windhoek, en lugar de por medio de fuentes tratadas convencionales.

“Los estándares son más estrictos por la novedad de la tecnología y el proceso”, dice Benedito Braga, presidente del Consejo Mundial del Agua. “La calidad de las aguas residuales es muy buena; es tan buena o mejor que el agua del grifo en cualquier ciudad en los países desarrollados”.

El mensaje ahora está siendo atendido y el modelo se está esparciendo. California ha destinado 1,000 millones de dólares al financiamiento del proceso de reciclaje para obtener agua potable (800 millones de dólares de esa cantidad en préstamos de bajos intereses); las nuevas iniciativas se están lanzando en Los Ángeles, San Francisco y San Diego.

Texas, un estado en el que algunas partes se ven seriamente afectadas por la sequía, tiene como objetivo generar el 10% de todos los nuevos suministros por medio de agua reciclada para 2060. Un centro en Big Spring ha introducido el primer plan de reutilización directa para obtener agua potable en Estados Unidos al enviar el agua reciclada a la planta final de tratamiento sin pasarla por las reservas subterráneas.

Lidiando con la repulsión

En cada caso, las relaciones públicas son clave, ya que los planes para reciclar agua han sido rechazados históricamente por la repulsión que el público siente hacia el concepto. Esto se evidenció fuertemente en la ciudad australiana de Toowoomba en 2006, cuando los activistas locales representados por el grupo “Ciudadanos en contra de beber aguas negras” trajeron abajo los planes para introducir fuentes recicladas, mencionando riesgos a la salud y factores emotivos.

Pero Australia también muestra hasta qué punto han cambiado las actitudes. Después de un juicio público de tres años, la ciudad de Perth recibirá hasta el 20% de su agua potable de fuentes recicladas en las próximas décadas, con un 76% del apoyo del público, según informes. Una red de programas similares está siendo establecida en todo el país, según el Australian Water Recycling Center of Excellence.

Los psicólogos dicen que la aversión es difícil y está profundamente arraigada, pero no es imposible de superar. “La repulsión viene de conceptos intuitivos de contagio”, dice la médico Carol Nemeroff de la Universidad del Sur de Maine, quien ha estudiado las reacciones al agua reciclada. “Es mágica en naturaleza; se trata de la misma forma de pensamiento que enfatiza las prácticas del vudú”.

“Una de las mejores formas de superarla son los indicadores perceptuales; si puedes ver agua limpia y fresca, y la pruebas, eso ayuda a superar el concepto… el pensamiento sobre el contagio disminuye con la familiaridad”, dice Nemeroff, agregando que la necesidad también puede ser un impulso clave. “Si estás desesperado, harás cualquier cosa por sobrevivir”.

Energía y costo

En el Condado de Orange y otras instalaciones, mezclar la producción con las aguas subterráneas es una medida en gran parte innecesaria, que crea confianza para disipar los temores del público. Pero a medida que la conciencia mejora, los operadores esperan cambiar de la reutilización indirecta a la reutilización directa para obtener agua potable, lo cual disminuiría el uso de energía y los costos, mientras evita el paso contra intuitivo de recontaminar el agua purificada.

“El principal costo es la energía y eso se reduce todo el tiempo”, dice Mike Markus. “Las mejoras en la tecnología de membrana nos permiten utilizar menos presión para hacer lo mismo”. El costo de la energía para la osmosis inversa se ha reducido en un 75% desde los años 70, dice, mientras las tecnologías emergentes como Aquapoint la podrían reducir aún más. Incluso ahora, el costo es favorable en comparación con la desalinización o el agua importada en California.

Markus espera que tales avances permitan la creación de unidades modulares portátiles que puedan ser transportadas a un bajo costo a las áreas del mundo donde hay más necesidad.

El grupo de la campaña “Water Reuse” hace gran parte de su trabajo en actividades informativas, por medio de mensajes como el concepto “Downstream”, de que toda el agua en última instancia es reciclada. “Es la misma agua ahora que cuando los dinosaurios habitaban la Tierra”, dice la directora ejecutiva Melissa Meeker. “Se trata de entender el ciclo del agua y cómo nos podemos adaptar a él. Una vez las personas lo entienden, ya no son tan cerrados”.

Si los costos continúan disminuyendo y la aceptación pública continúa aumentando, las aguas residuales podrían convertirse en una defensa importante en contra de las escaseces que se pronostican para este siglo. El Consejo Mundial del Agua prevé que las aguas residuales serán una fuente normalizada de agua potable en las ciudades alrededor del mundo en un plazo de 30 años, y gran parte de la infraestructura y tecnología ya está en vigor. Ahora, está en nosotros que nos acostumbremos a ella.

Fuente: Mexico CNN

El agua: la mejor y mas barata de las medicinas

La deshidratación crónica es la raíz de la mayor parte de las enfermedades degenerativas del cuerpo humano y la tragedia más grande de la historia de la Medicina es que los médicos no hayan entendido -y sigan sin entender- la diversidad de señales que emite un cuerpo cuando, simplemente, reclama agua”. De esta forma tan contundente se expresa el médico de origen iraní Feydoon Batmanghelidj en su libro Su cuerpo reclama agua llorando a gritos. Para él, el más importante descubrimiento médico que ha hecho el hombre es haberse dado cuenta de que el agua es la mejor medicina natural para gran número de las llamadas enfermedades. Basta para entenderlo constatar que todas las funciones del organismo dependen del flujo de agua en el cuerpo. Hasta el punto de que lo que para muchos médicos es un “cuerpo enfermo” para Batmanghelidj no es, en muchas ocasiones, sino un “cuerpo sediento” al que se puede devolver la salud dándole simplemente la cantidad de agua adecuada.

LA MEDICINA MÁS BARATA

El agua de buena calidad biológica –ya descrita en nuestro número del mes pasado- es la forma más barata de medicina preventiva que se conoce. Así lo demuestran no sólo los buenos resultados que se obtienen cuando se utiliza como remedio terapéutico sino también la constatación de que su escasez produce -con el tiempo- un buen número de las enfermedades que conocemos. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud cada día mueren más de 300.000 personas en todo el mundo a causa de enfermedades hídricas y en los países en vías de desarrollo el 80% de las enfermedades que asolan a la población se deben a la carencia o a la contaminación del agua.

Dicho con rotundidad y claramente: cada vez son más los expertos que aseguran que bastaría con beber una cantidad suficiente de agua al día para evitar la aparición de muchas enfermedades, incluidas las degenerativas. El agua nos mantiene sanos. Eso sí, no confunda agua con líquido. El cuerpo humano necesita un mínimo de 2 litros de agua al día y el alcohol, el té, el café o las bebidas refrescantes son líquidos… pero no agua. Por tanto, se trata de beber al menos dos litros de agua, líquidos aparte.

IGNORANCIA MÉDICA

Batmanghelidj explica que algo en apariencia tan simple como ignorar los múltiples papeles químicos que desempeña el agua en el cuerpo humano y desconocer que la deshidratación puede provocar la pérdida de algunas funciones orgánicas es el error más esencial cometido por muchos colegas. Un error que además ha desviado el foco de atención de la investigación en medicina y ha impedido que los profesionales de la salud aconsejen a sus pacientes medidas preventivas y curas fisiológicas simples incluso para enfermedades graves. De ahí que -junto a un grupo cada vez más numeroso de médicos, científicos e investigadores- postule una nueva “verdad científica”, un paradigma simple pero real y poco entendido: que el agua es imprescindible para regular todas las funciones del cuerpo y, por tanto, para que funcione correctamente es fundamental que llegue siempre en cantidad suficiente y en el momento necesario a todo el organismo, especialmente a los órganos vitales (cerebro, corazón, pulmones, hígado, páncreas y riñones).
Por eso, cuando no es así, el cuerpo pone en marcha una serie de sofisticados indicadores para “hacernos saber” que la necesitamos. Uno de ellos es provocar la sensación de sed; lo que sucede es que muchas veces no reconocemos esa petición y otras no la atendemos o la saciamos con una bebida refrescante. De hecho, el último indicador, el más evidente y el único que solemos “reconocer” es la boca seca. Esta señal es el último signo externo de una deshidratación extrema sólo que no siempre es útil porque se ha comprobado que el cuerpo puede sufrir deshidratación aun cuando la boca esté húmeda.
Por tanto, ya que a veces nos es difícil entender los mensajes de nuestro cuerpo cuando nos pide agua (no café, ni té, ni ninguna bebida gaseosa) lo suyo es prestar atención consciente a la cantidad que ingerimos. A fin de cuentas, la deshidratación prolongada por no atender las señales que emite el cuerpo puede causar graves daños. Y lo malo es que esa falta de agua es tratada por la mayoría de los médicos atendiendo a los síntomas que provoca con lo que, en función de los mismos, etiquetan al paciente como enfermo de una patología u otra y le tratan con los fármacos recomendados en tales casos. Es decir, existe una ignorancia médica básica que confunde muy a menudo una simple deshidratación con varias patologías. Error de base que es la principal causa del alto costo actual del sistema sanitario así como de la cronicidad de muchas dolencias que podrían curarse de forma sencilla y rápida con agua. “Los médicos –denuncia Batmanghelidj- han aprendido a acallar las diferentes señales de la escasez de agua en el cuerpo con productos químicos, algo muy perjudicial para las células del cuerpo. Por ejemplo, el agua es el mejor diurético natural pero mis colegas siguen recetando diuréticos. Están pues tratando de forma negligente a sus pacientes porque los medicamentos pueden dañar los riñones y, en último extremo, el corazón. Recomendando agua en dosis controladas y suficientes conseguirían lo mismo de forma más barata y sin efectos secundarios”.Batmanghelidj asegura, en suma, que buena parte de las enfermedades hoy diagnosticadas no son en realidad tales sino síntomas de un cuerpo deshidratado que, sencillamente, “tiene sed y pide agua”.

AGUA Y SÓLO AGUA

Asimismo remarca que la creencia de que el té, el café, el alcohol o las bebidas refrescantes son sustitutivos válidos del agua constituye un error elemental que puede tener graves consecuencias. Porque es verdad que tales bebidas contienen agua pero también lo es que suelen llevar agentes deshidratantes que no sólo la eliminan una vez ingerida sino que además acaban con el agua de las reservas del cuerpo por su fuerte acción diurética.
Es más, el uso constante de estas bebidas -que en la mayoría de los casos contienen sustancias excitantes- priva al cuerpo de su plena capacidad para formar energía hidroeléctrica. Por ejemplo, el exceso de cafeína puede disminuir la capacidad de atención y contribuir a la aparición del síndrome de fatiga crónica así como a un cansancio adicional del músculo del corazón por mor de la excesiva estimulación que provoca. Asimismo, los estimulantes naturales del café –y otro tanto ocurre con el té- sobreexcitan el sistema nervioso central.
Por tanto, es importante prestar tanta atención a la cantidad y calidad de lo que se come como a la cantidad y calidad de lo que se bebe. A este respecto, el doctor Batmanghelidj afirma que igual que tenemos “dolor de hambre” tenemos también “dolor de sed”; y en este caso el agua es la única sustancia efectiva para aportar alivio. En esas situaciones lo que quiere el cuerpo, lo que necesita, lo que pide, es agua y sólo agua.

Fuente: DSalud. Número 51. Año:2003